No queremos normalidad, queremos dignidad